3) Vitrales de la Casa Gaudin de París.

“Olimpo”. Así, como el monte de los dioses según la mitología griega, está en el hall central del Teatro. La obra está repleta de flores, ramitos, coronas (art noveau(?))  Y en ocho separaciones se representa a las musas de Apolo, el dios de las artes, enmarcadas en rombos y círculos.

Fin. Enamorada.

Teatro Colón. Ubicado en la Plaza de Mayo, Buenos Aires.

Me dijeron que era un #must

La visita guiada para extranjeros (mi caso) estaba en 800 pesos argentinos. Para residentes en Argentina presentando DNI $350 ARS (y si eres estudiante $150 ARS)

Al principio creí que con admirar su estructura desde afuera era suficiente y no estaba tan convencida de hacer el tour (soy más de naturaleza) pero todo lo que vi y la historia… el arte que inspira, las obras, su diseño acústico y su gran nivel arquitectónico.

En el teatro (que en realidad es una casa de ópera) se observa rasgos característicos del renacimiento italiano, así como de la arquitectura alemana y francesa, lo cual transforma el lugar en un miniresumen de la historia estética europea. (Nos contaba el guía, yo anotaba trasladándome a los años en donde fue construido).

 

Datos importantes que decidí anotar por alguna razón.

1) En el Salón de Bustos encontramos famosos compositores: Beethoven, Bellini, Bizet, Gounod, Mozart, Rossini, Verdi y Wagner. Estos 2 últimos, por creencia popular/mito se creía que eran enemigos porque nacieron contemporáneos y con obras supuestamente parecidas, los pusieron uno en frente del otro como un guiño a ese dato, evadiendo la mirada, llevan sin verse a los ojos 111 años. Esculturas logradas gracias a Luigi Trinchero, logró esculturas interiores y exteriores del lugar.

2) El Salón Dorado con sus enormes columnas y espejos lo asemejan a los grandes salones de los palacios de Versailles o de Schoenbrunn.  Inspiración francesa.

Hay una pequeña mancha en una pared, es la mancha de restauración en donde dejar para el recuerdo el color original del lugar antes de ser restaurado (en 1910).

Cubiertas con láminas de oro de 20 quilates. Cielo Razo es más dorado

3) Vitrales de la Casa Gaudin de París.

“Olimpo”. Así, como el monte de los dioses según la mitología griega, está en el hall central del Teatro. La obra está repleta de flores, ramitos, coronas (art noveau(?))  Y en ocho separaciones se representa a las musas de Apolo, el dios de las artes, enmarcadas en rombos y círculos.

Fin. Enamorada.

4) Vista del salón principal. Con los pies firmes en el piso de mármol (como exigencia se pidió que todo el material con el que se construya el lugar, sea de europa). La escalinata de entrada, construida en mármol de Carrara (se diferencia por su blancura, de la región Toscana).
Mármoles amarillos y rosados de Siena y Portugal.
Bases de mármol rojo de Verona.
22 años construyendo el lugar no fueron en vano.

 

5) Salón Principal.

Combina lo italiano con lo barroco francés.

¿Qué dices que dijiste? ¿Qué significa esto?

Pues sigue la estructura de un teatro clásico italiano (por eso la forma de la herradura, aparte de distribuir un buen sonido) con un escenario de 48 metros de alto. El diseño permite ver la obra desde cualquier lado.

Su último arquitecto, Jules Dormal le da el toque francés a los balcones superiores. También las dimensiones de espacios como los vestíbulos y halls están basados en modelos de Francia.

La sala principal es coronado por una cúpula, pintado al fresco gracias al trabajo adhonorem del artista Raúl Soldi. Representa una alegoría a las artes escénico-musicales en una composición de 51 figuras. Entre ellas se pueden ver personajes teatrales, cantantes de ópera, músicos, bailarines y hasta instrumentos. Las figuras fueron pintadas sobre tela y, luego, Soldi se encargó de montarlas en el techo.

La mezcla de estilos se da a que inicialmente, el diseño del Teatro Colón fue encargado al arquitecto italiano Francesco Tamburini, a los 44 años falleció en plena construcción y por eso se contrata al arquitecto Vittorio Meano, el cual falleció también a temprana edad antes de concluir la obra. (Fue italiano también).

No encontraban quien continué con la construcción ya que se pensaba que era una especie de maldición (hasta querían demoler el lugar (!!!)) Sin embargo, Jules Dormal decide adaptar y terminar el Teatro ya que según las creencias, no le pasaría nada porque pasó la edad “maldita” (tenía más de 44 cuando se puso a cargo).


Así como estos “pequeños” pero importantes datos (para mí), me llevaron a la conclusión de que sí… el Teatro Colón (conocido como uno de los mejores teatros de ópera del mundo) es arte, arte puro desde donde lo veas.