VOLCÁN ILALÓ:  Senderismo primer nivel.

Si son nuevos acá, me presento. Soy Daniela y me gusta trepar cerros JAJAJ. Ok, a lo que vinieron.

El sábado decidimos que teníamos que ir alguna aventura, no tan heavy pero que tenga una linda vista, es así como llegamos a la idea de ir al Ilaló, aprovechando que un amigo tiene familia en Sangolquí, empezamos la loca aventura de salir DESDE GUAYAQUIL HASTA ALLÁ y regresar el mismo domingo porque teníamos trabajo al siguiente día.

Compramos boletos en Transportes Ecuador ($12) que sale desde Durán (ahora por restricciones de la pandemia en nuestra ciudad) para el sábado a las 10pm y llegamos 5am. Nos recogió un amigo en carro. (por suerte, porque tenía sueño y me pongo despistada, capaz si iba sola tomaba algún bus que no era je). Llegamos a su casa a dejar las cosas, dormir una horita, desayunar bien y prepararnos para la subida.

El Ilaló es un volcán inactivo (googleando vi que su última erupción fue hace 1.6 millones de años).  La altitud es de 3161 msnm. Es un atractivo turístico super popular donde la gente va a practicar deportes (trail, escalada, ciclismo) o simplemente a aventurarse a hacer senderismo como lo hicimos nosotros. Diría yo que es un nivel bajo y es un buen comienzo si quieres meterte al mundo del hiking.


El acceso a la cumbre podía ser por El Tingo o por La Merced. Nosotros elegimos empezar por la segunda porque es una pendiente menos inclinada y veíamos la Cruz desde chiquita, nos daba ánimos verla de frente cuando nos acercábamos.

La cruz Ilaló chiquita.

Durante el camino pasaban muchos ciclistas, parecía que es la ruta preferida de ellos ya que no había muchas piedras. Disfrutamos de a poco la caminata, nos hicimos 2 horas con las respectivas paradas fotográficas.

ílalí

Llegar a la cruz fue genial. Pasar de verla en miniatura y estar viéndola desde su base y sus 18 metros de altura… wow

Según la leyenda, se dice que hicieron esa cruz para guiar el regreso de un sacerdote que desapareció tratando de alcanzar la cima del cerro Ilaló, por eso en el camino (el que no tomamos para subir, sino para regresar) también hay cruces enumeradas de menor tamaño.

Nos sentíamos con energía así que esperamos turno para treparnos por ahí y tener una mejor vista del valle.

Recomendaciones:

  • Arriba no hay riachuelos así que lleva termo con agua y toma sorbitos en cada parada para que no te llenes pero te mantengas hidratado. No seas como nosotros que llevamos chela (o tal vez sí, elige el camino correcto jaja)
Los más malcriaditos, subiendo con dos sixpacks
  • Lleven comida, arriba es un lindo lugar para picnic. Nosotros llevamos ingredientes para hacer sánduches y acompañar la BEBIDA. 10/10 esa recarga.
  • No vayan chumados/tomados/chuchaquis/ebrios o como prefieran decirlo porque están deshidratados y les costará más subir. Parece obvio pero no. Tomen en serio cualquier montaña por “plan tranqui” que les parezca.
  • En el camino, como estás en movimiento, no tienes frío, es más, quieres quitarte todo porque comienzas a sudar. Así que quedemos así;
    – Para la subida: camiseta, gafas, gorra, BLOQUEADOR SOLAR, parlante si quieres bailar en el camino, zapatos cómodos.
    – Para la cumbre: impermeable (lloviznó ese día), abrigo, gorrito (yo llevé porque en el Chimborazo me quedó de lección que si hay viento fuerte y frío en mis oídos, termino triste y con soroche, así que siempre gorrito para proteger orejas).


Y bueno. Ya con las respectivas fotos panóramicas en el mirador (es cerca de la Cruz de Ilaló) nos regresamos por el camino donde muchos empiezan: El Tingo.

Lo que me gustó es que había un poco de todo: bosque de eucalipto y pino, campos verdes y con flores, metiditas entre raíces que te hacían sentir en The Hobbit y vistas increíbles de la ciudad.

Seguimos el camino de regreso marcado por cruces hasta llegar a la 1 que es en un iglesia (aquí hay una tienda y una capilla). El camino estaba rocoso, muy empinado, luego pensamos que subir por el otro camino fue una excelente decisión ya que guardamos energía. La bajada la hicimos en 50 minutos entre foto y foto.

Esto fue todo.


Luego llegamos a casa en taxi y esperamos el bus que salía 10pm el mismo día (domingo) para llegar a Guayaquil a las 5am del lunes… así es, pasamos 7 HORAS de ida y 7 horas de regreso por esta aventura. ¿Ustedes lo harían? Ahora que lo leo, suena de locos

Como soy mejor en fotos que con palabras (apenas) les dejo unas fotitos del recorrido y par fotos que me tomó Gabs (@gabelaoli mi pata de viajes)

Síganme en instagram para más aventuras: @dalmeri