Después de tres meses en casa, con permisos y los debidos cuidados, me junté con